Custodia compartida por años escolares alternos

El régimen de custodia compartida ha ido ganando importancia en España en los últimos a´ños desde que en 2013 el Tribunal Supremo sentara jurisprudencia y estableciera que la custodia debería otorgarse a ambos progenitores siempre atendiendo al mayor interés de los hijos menores.

La alternancia en los tiempos de custodia de los hijos dependerá en todo caso de la concreta situación familiar, las necesidades de las partes y el interés del menor, siendo habitual el reparto por semanas alternas e incluso, en determinados casos, por quincenas o meses completos.

Lo que no resulta habitual es que se establezca que los padres se queden con los menores por años escolares alternos, que es la solución a la que ha llegado la Audiencia Provincial (AP) de Albacete, en sentencia en la que ratifica la medida adoptada por un juzgado de primera instancia por la que los padres tendrán que turnarse cada año para convivir con sus tres hijas.

El fallo (cuyo texto se puede consultar aquí) establece que:

” 1º. La patria potestad sobre las hijas se ejercerá de manera conjunta por ambos progenitores.

2º. La guarda y custodia de las hijas se ejercerá de manera compartida por años escolares de forma alterna, iniciándose la custodia para el padre el próximo curso escolar, de manera que desde el 1 de septiembre de 2020 las hijas convivirán con el padre hasta el 31 de agosto de 2021, y a partir del 1 de septiembre de 2021 convivirán con la madre hasta el inicio del siguiente curso, que se ejercerá por el padre, y así sucesiva y alternativamente .”

Se fija además el siguiente régimen de visitas, comunicaciones y estancias de las hijas con el progenitor al que no le corresponda la custodia durante el año escolar correspondiente:

“- Fines de semana alternos, desde el viernes a la salida del colegio, hasta el domingo a las 21 horas

– Dos tardes a la semana, que en defecto de acuerdo será los martes y los jueves, desde la salida del colegio hasta las 21 horas.

– Vacaciones escolares de Navidad, Semana Santa, y verano:

Las vacaciones de Navidad se distribuirán en dos periodos: el primero comprenderá desde el día siguiente a concluir las clases a las 17 horas hasta el día 30 de diciembre a las 20:30 horas; y el segundo, desde el día 30 de diciembre a las 20:30 horas hasta el día anterior a que la menor comience las clases a las 17 horas.

Las vacaciones de Semana Santa se distribuirán en dos periodos: el primero, desde el último día lectivo a las 17 horas, hasta el Miércoles Santo a las 20 horas; y el segundo, desde el Miércoles Santo a las 20 horas, hasta el día anterior al que comiencen las clases

Las vacaciones escolares de verano se entenderán referidas a los meses de julio y agosto, y las disfrutarán por meses completos con uno u otro progenitor.”

Se rechaza así el recurso interpuesto por la madre de las menores frente a la sentencia dictada por la juez de primera instancia.

La madre abogaba por el sistema semanal por considerar que el periodo de un año escolar establecido para la alternancia es “desmesurado” y propicia “sin ninguna duda” el deterioro de las relaciones paterno-filiales, especialmente, “en casos de relaciones conflictivas”. El escrito subrayaba, además, que el establecimiento de estos periodos tan largos de estancias “es de todo punto inusual en la doctrina”. Permanecer bajo la influencia de uno solo de los progenitores, argumentó, “sin duda alguna favorecería el alejamiento del otro”.

El informe psicosocial dictaminó, por el contrario, que lo más conveniente, dada la edad de las niñas, era que compartieran la custodia por años escolares alternos, que iniciaría el padre, de septiembre a agosto. Una solución que, tras entrevistar a las menores, termina adoptando el juzgado y ratificando en su sentencia la AP de Albacete.